Luces de La Palma en la inmensidad de la noche

agosto 24, 2012

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La Palma en la noche muestra sus galas adornada por el manto cósmico de la bóveda celeste. Es una imagen singular, la de un momento preciso. Inédita para quienes descansan. Quizás nos hace comprender mejor el encanto del espacio en el que nos encontramos. Y lo podemos apreciar gracias al buen y bien hacer de Fernando Rodríguez Sánchez y de su cámara fotográfica, cuyo excelente trabajo fruto de la paciencia nos ofrece. De su identidad noble afirmada en el paisanaje.

Se ha propuesto el autor –amigo entrañable de días felices- acercarnos la imagen nocturna de la isla de La Palma. De sus pueblos y de sus casas. De sus gentes que descansan en la placidez y la quietud. Y lo hace con maestría, criterio, buen encuadre y mejor definición. Al amparo de la ley del Cielo que protege el trabajo científico del Observatorio Astrofísico del Roque de los Muchachos, donde la ciencia y la tecnología parecen una simbiosis sustentada en la magia.

Las luces vigilan el sueño de quienes descansan

Las imágenes se prestan a vivencias, a reencuentros y también a silencios. El silencio de la noche impregnado de las luces que dibujan el entorno que tanto conocemos pero que se somete a diferentes interpretaciones. Son imágenes nítidas, próximas, precisas, tiene un indudable encanto y, al mismo tiempo, es una imagen diferente convertida en un placer para los sentidos, en un regalo para la imaginación. Nos hace recordar los pensamientos de quienes a finales del siglo XIX y las décadas de la centuria siguiente hilvanaron sus teorías sobre el arte y el sentido estético de la fotografía.

Y, al mismo tiempo, en el disfrute intenso de las luces, los claros y los oscuros, nos conduce al sosiego de saber que, aún en la inmensidad de la noche, en unas horas llegará la grandiosidad de un nuevo amanecer. Y así disfrutaremos de las cosas grandes y las cosas pequeñas que nos proporciona nuestro pulso vital y cotidiano. Como sucede cada mañana, como sucede cada día.

Se aproxima el ocaso. Desde la costa oeste de Fuencaliente

La hora del crepúsculo desde el puerto de Tazacorte

Las aspas inmóviles del viejo molino despiden el día en Garafía

Los últimos rayos del día se reflejan en la crestería de Taburiente

A la caída de la tarde se abre la noche para los científicos

La Luna asoma en su breve reinado de la noche palmera

En Los Cancajos, la noche combina luces y sombras de la oscuridad

La tranquilidad en la noche acompaña al complejo de Los Cancajos

El cuartel de El Fuerte y, al fondo, el resplandor de la ciudad

Camino de Breña Alta, las luces de la ciudad al fondo

La claridad de la noche adorna el silencio de Villa de Mazo

La noche transcurre plácida, transcurre serena…

San Blas patrono y su iglesia de tres naves

La imagen, en su soledad, habita en el corazón de sus devotos

Las calles de Villa de Mazo, en la pendiente, están en silencio

La singular Casa Roja, más bella aún en la noche

la casa natal de Alonso Pérez Díaz, iluminada en la quietud de la noche

Fuencaliente resplandece entre los pinares centenarios

Confluencia de las viejas calles de El Paso y Nuestra Señora de Bonanza

El reloj da la hora. Es una forma de medir el tiempo

Silencio en las calles de El Paso, cargadas de historia

Casino de Los Llanos, más de cien años en sociedad

La histórica calle Real de Los Llanos, arteria de la historia

Esquinas y cruces, delicias de la arquitectura

La ciudad de Los Llanos descansa a la sombra de los laureles

El kiosko de la plaza, aunque renovado, mantiene intacta su esencia

El acueducto de Argual, reminiscencias de un pasado histórico

La iglesia de San Miguel, patrono de La Palma, en Tazacorte

Los asientos de mosaicos, ahora en silencio, volverán al bullicio

El arcángel San Miguel triunfa sobre las fuerzas del mal

La noche arrulla el silencio sólo roto por las ráfagas entre plataneras

La ciudad de Los Llanos, desde la subida de Amagar

En Tijarafe las calles están embriagadas de recuerdos

Puntagorda comparte su belleza en la noche

En la pendiente, las calles de Santo Domingo evocan recuerdos

Las luces de Lomo Machín, en Barlovento, dibujan el sendero

En la histórica villa de San Andrés, todo es silencio y calma

La ciudad de Los Sauces, la más importante del norte palmero

El templo de Nuestra Señora de Montserrat, nuevo en el tiempo

La noche envuelve la histórica Casa Luján, en Puntallana

Luces de la noche en el ayuntamiento de Puntallana

Fotos: Fernando Rodríguez Sánchez

8 comentarios to “Luces de La Palma en la inmensidad de la noche”

  1. Miguel Bravo said

    Extraordinario trabajo.

  2. Teresa said

    Cuánta belleza, las fotos mágicas. El texto es pura poesía, que sólo un palmero podría describir igual. Te felicito una vez más!.
    Mª Teresa

  3. Charo Ventura Perez said

    Fernando , te felicito por la labor que estas haciendo con ese tu despertar a la fotografia ….. Nos has descubierto rincones de nuestra isla que hasta ahora desconociamos o que no habian llamado nuestra atencion . Gracias a tu trabajo coprobamos la belleza que se esconde en nuestra querida tierra . Sigue así …. Un fuerte abrazo .

  4. Para hacer un libro. Felicidades. Un abrazo

  5. Fernando Rodríguez said

    Estas grandes palabras son las que me enriquecen y alientan a la hora de continuar, por supuesto que seguiré, gracias a tod@s de todo corazón.

  6. joan said

    SI DIOS TUVIERA UN FRIGORÍFICO, TENDRÍA SU FOTO PEGADA EN EL, FELICIDADES COMPAÑERO, EXCELENTE TRABAJO

  7. Simplemente “extraordinario”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: