La laguna de Barlovento

abril 27, 2013

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La memoria fértil nos traslada a los años en los que siendo un niño íbamos en unión de nuestros padres de excursión al pueblo de Barlovento, y llegábamos a un cráter recubierto de abundante vegetación y tierra rojiza en la que se cultivaba y en el que pastaban unas vacas. En el fondo había un charco de agua que recogía las escorrentías de la pendiente de los alrededores. La brisa aceleraba el paso de las nubes ligeras que se deshacían en un abrir y cerrar de ojos y le confería al lugar un atractivo singular.

Decían a finales de los años sesenta que allí se iba a construir un embalse que sería el más grande de Canarias y suministraría agua mediante un largo canal de algo más de 80 kilómetros de recorrido hasta el pueblo de Fuencaliente, favoreciendo con ello especialmente los cultivos de plataneras. Años después, cuando volvimos al mismo lugar, la charca estaba en construcción. El proyecto inicial consistía en cubrir la depresión con tierra arcillosa de la zona. Pero no retenía el agua, por lo que en la década de los ochenta se hicieron pruebas con otras arcillas y entre 1989 y 1992 se instaló una lámina impermeabilizante y se rebajó la cota a 25 metros.

Panorámica de la laguna de Barlovento, en una imagen inusual

La laguna de Barlovento, que así es como la conocemos, está a unos 600 m de altitud sobre el nivel del mar y tiene una capacidad de cinco millones de metros cúbicos. Tuvimos ocasión de verla varias veces casi totalmente llena y seguimos con especial atención el lamentable suceso de su rotura, en abril de 2011, en el que se perdieron más de tres millones de metros cúbicos de agua. Y como siempre ocurre en esta isla nuestra, no hay responsabilidades políticas. El apego de algunos/as al cargo es delirante. El día en que los daños y perjuicios pasen al bolsillo de los malos gobernantes, nos irá mucho mejor a todos y algunos se pensarán dos veces las cosas.

La zona tiene un atractivo especial. En varias ocasiones hemos tenido la oportunidad de disfrutar del parque recreativo de la zona envuelto en vegetación de fayal-brezal.  Tiene una zona de acampada, un restaurante en el que se come bien y al bordear el acceso encontramos un llano en el que los parroquianos celebran la Fiesta de la Cruz, con asistencia de gentes de toda la isla. En la foto de Antonio Márquez, autor de fotosaereasdecanarias.com –una página web muy recomendable–, una inusual perspectiva de la laguna. Barlovento tiene encanto.

Foto: fotosareasdecanarias.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: