Enrique Fernández Caldas, in memoriam

diciembre 9, 2013

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Enrique Fernández Caldas fue uno de los palmeros más relevantes de la segunda mitad del siglo XX. El viejo profesor, de cuya amistad nos honramos por espacio de algo más de treinta años, abandera a toda una generación de canarios que dejaron una huella profunda con su personalidad muy definida y su trabajo de décadas en las aulas de la Universidad de San Fernando de La Laguna, de la que fue rector magnífico entre 1973 y 1976, en una etapa ciertamente complicada. Cerró sus ojos plenos de sabiduría el pasado sábado, 7 de diciembre, a la edad de 90 años.

Fernández Caldas nos deja un legado impresionante. Amaba la ciencia, la investigación  y la docencia por igual. Amaba a su familia, a La Palma y a Canarias. Amaba también a Venezuela y hubo un tiempo en el que mantuvo estrechos vínculos cuando la octava isla era tierra de ilusión y se intensificaron los vínculos académicos en tiempos del cónsul general Jesús Enrique Márquez Moreno y el esplendor de la Casa de Venezuela en Canarias. Le vimos siempre presente en todos los actos importantes con figuras señeras de la otra orilla que ya forman parte de la historia contemporánea.

Enrique Fernández Caldas y Wolfredo Wilpret, en el homenaje de enero pasado

Fernández Caldas es uno de los personajes preclaros de Villa de Mazo, donde nació en 1923. Licenciado en Ciencias Químicas por la Universidad de San Fernando de La Laguna, con la calificación de sobresaliente y premio extraordinario, en 1950 se doctoró por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó estudios de especialización en las universidades de Gante, Birmingham, Bristol y Cambridge, entre 1951 y 1954. Los dos años siguientes los pasó en las universidades norteamericanas de Berkeley, Riverside, Los Ángeles y Davis. 

Investigador invitado en las universidades de Arizona, Colorado, Wisconsin y Utah, fue también nombrado director honorario del Centro de Edafología y Biología Aplicada de Tenerife, asesor científico de la Fundación Ramón Areces y académico de la Academia Canaria de Ciencias. En 1962 accedió al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) como investigador y profesor. Hubo una época en la que desarrolló una intensa labor como miembro destacado del British Council y del Instituto Internacional de EE.UU., etapa en la que fue investigador invitado de las universidades de Arizona, Colorado, Wiscosin y Logan.

Se inició en la Universidad de San Fernando de la Laguna como profesor agregado, puesto que compartía con el de profesor de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Fue progresando hasta alcanzar la categoría de catedrático de Edafología y Química Agrícola, a partir de lo cual se creó el que entonces se denominó Departamento de Edafología, del que al principio formaban parte el propio Enrique Fernández Caldas y sus primeros alumnos: Marisa Tejedor, José Manuel Hernández y Antonio Rodríguez Rodríguez. El insigne profesor abrió líneas de trabajo que se mantienen vigentes en la actualidad, lo cual da muestras de la clarividencia que tenía como investigador y que ha proyectado el rango internacional de la Universidad lagunera como centro punteros del país en dicha materia.

El ilustre palmero mantuvo, además, una destacada trayectoria política, en la que ejerció como procurador en Cortes, miembro del Consejo Nacional de Educación y consejero de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias, entre 1987 y 1989, en tiempos de la presidencia de su amigo y paisano Fernando Fernández Martín. Etapa en la que le tocó navegar en las aguas turbulentas del conflicto universitario, cuando Las Palmas de Gran Canaria pidió que su universidad politécnica alcanzara un rango superior incluyendo también las ramas humanísticas y ante la disyuntiva que ello suponía y siendo partidario de dos centros complementarios, dimitió para no traicionar las posiciones y la coherencia que siempre había defendido. La Ley de Reorganización Universitaria de Canarias la firmó Lorenzo Olarte Cullen, investido presidente del Gobierno de Canarias el 28 de diciembre de 1988, tras la pérdida de la moción de confianza que había presentado Fernando Fernández Martín. 

La vena política de Fernández Caldas encontró siempre apoyo y consejo en su cuñado Rafael Clavijo García, otro preclaro tinerfeño, cuya presidencia en el Cabildo Insular de Tenerife (1974-1979) coincidió con su mandato en el rectorado de la Universidad de San Fernando de La Laguna. Aún es pronto para enjuiciar su trabajo como rector, si bien entre sus actuaciones más destacadas cabe mencionar la puesta en marcha de la Ley de Selectividad y la apertura de las facultades de Ciencias Económicas y Empresariales, Farmacia y Biología. Le tocó sufrir una huelga de profesores no numerarios y en su mandato la Universidad lagunera contaba con unos 13.000 alumnos, lo que suponía un incremento del 600% en los últimos siete años. 

Recuerda el apreciado amigo y estimado colega Carmelo Rivero el episodio de la actuación de Luis Llach en la Universidad de San Fernando de La Laguna y que acabó provocando su dimisión: “Cuando la autoridad prohibió un concierto de Lluis Llach en el Teatro Guimerá de Santa Cruz de Tenerife, aquel primer año sin Franco (1976), Caldas invitó al cantautor a actuar en la Universidad de La Laguna, de la que era rector, y lo amenazaron con la invasión policial del campus. Era una dictadura sin dictador, que se aferraba al ordeno y mando en el interregno del franquismo a la Transición. Caldas no cedió; los agentes asaltaron el recinto; él presentó la dimisión y Fraga expulsó a Llach” [El País, 9 diciembre de 2013].

Como corresponde a una figura tan destacada, Enrique Fernández Caldas estaba en posesión de numerosos e importantes reconocimientos. Entre ellas hemos de citar la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio, la Gran Cruz al Mérito Militar, la Orden Andrés Bello de Venezuela y caballero de la Orden de las Palmas Académicas, de Francia. En junio de 1974 recibió un homenaje popular de su pueblo natal –en tiempos del alcalde Vicente Blanco Pérez– y desde entonces está expuesta en la plaza del Ayuntamiento de Villa de Mazo una placa que conmemora la gratitud de sus conciudadanos.

En diciembre de 2002 recibió el título de Hijo Predilecto de La Palma, en sesión plenaria del Cabildo Insular de La Palma, en tiempos de la presidencia de José Luis Perestelo. El homenajeado calificó entonces el reconocimiento de “extraordinario” y en su discurso, en el que realizó un largo e interesante recorrido por su trayectoria docente e investigadora, afirmó que “la educación es la única empresa con la que vale la pena soñar”. Fue un hombre fiel a su isla, con la que mantuvo vínculos constantes y de la que se enorgullecía en todo momento y circunstancia. Incluso hubo una etapa en la que dirigió con especial interés y dedicación el centro asociado de la UNED en Santa Cruz de La Palma.

A comienzos de este año, el 28 de enero, la Facultad de Biología de la Universidad de La Laguna le hizo entrega de la Medalla de Honor del centro, en un acto emotivo –que fue uno de los últimos de su prolongada trayectoria– en el que compartió el estrado con el eminente profesor Wolfredo Wilpret de la Torre, amigo y compañero de singladuras académicas. En sus palabras evocó su etapa al frente de la Universidad, en la que algunos de los problemas de entonces –las dificultades económicas, sobre todo– siguen vigentes en la actualidad. Dos meses después, en marzo, recibió el Premio Alonso de Nava y Grimón, convocado por la Asociación de Antiguos Alumnos y Amigos de la ULL, coincidiendo con el Día Institucional del centro académico.

Descanse en paz el admirado profesor, ilustre paisano y distinguido amigo.

Foto: Diario de Avisos

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: